viernes, octubre 13, 2006

De cómo iniciar una gloriosa gesta.

Ayer fue 12 de Octubre, día de la raza. Fecha que poco importa porque cayó jueves y no nos deja disfrutar un fin de semana largo, así que, por este año, el lunes será día de la raza. Total, qué importa, un día más, un día menos, no? O sea, viajar en barco en esa época no es como ahora, si Colón quería parar para mear, eso era como 4 días más de viaje, así que el descubrimiento bien podría haber sido el 16 de Octubre y ahí sí tenemos un feriado el lunes con el consecuente fin de semana largo.
Cuenta la historia que en 1492, justo un año después de que Don Rodrigo Díaz de Carreras haya arribado a las costas del Río de la Plata, un navegante genovés se plantó ante la Reina, peló un huevo y dijo "Mi reina, os digo que la tierra es redonda como este huevo. Y arrugadita también". La reina observó y dijo "¿Y eso paradito, derechito, que cruza el huevo?", "Es el Ecuador, mi reina" contestó Colón. "El Ecuador cruza el mundo en dos, y se yergue erecto cuando vuestra hija pasa con ese vestidito".
Con semejante argumento, Colón no consiguió ni 80 centavos para el bondi, menos iba a lograr que financien el viaje. En su lugar, para poder obtener el preciado tesoro que lo conduciría a su fiel designio, navegó por métodos menos ortodoxos y más librados a la celestina del azar y la avaricia del que se lo apuesta a su sueño: Se sacó el gordo de Navidad.
Pero Colón no era descubridor por aquél entonces, no deseaba encontrar América ni mucho menos. Colón quería llegar a las Indias. Pasa que el nabo tenía la Filcar al revés y dijo "Ma'sí, tomemos por acá" y terminaron en el Riachuelo. Al bajar de su fiel carabela con forma de calavera, Colón se acercó a un habitante de la nueva región, y suavemente le dijo "Mi Colón. Tu Indígena. Mi traer tesoros para tribu". El habitante lo miró y le dijo "Sí, claro. Entregá las joyas y esa peluca de trolo o sos boleta.".
Abatido, Colón regresó a su barco donde lo esperaba su amigo Américo Vespucio Liberti, simpatizante de River y gran bebedor de cerveza sin alcohol. Américo consoló a Colón... aunque... no de la manera que él esperaba. Digamos que de pronto Colón descubrió el Ecuador de Américo en su polo sur.
Cuestión que Colón se plantó, le dijo a los pungas "Mi honra está en juego, y de aquí no me muevo". Y Don Rodrigo, que todavía seguía tratando de conquistar a su morena, le dijo que no haga trampa y se invente sus propias frases. Después se volvió a Rodrigombia a tomar café.
Los pungas lo miraron, y le dijeron "Eehhh, no te calentés man, que estábamos jodiendo". Entregaron las tierras, y Colón decidió bautizar a ese lugar con el nombre de su fiel amigo que, luego de su agraciada demostración de afecto, pidió que lo llamaran América más que Américo.
A todo esto, Colón vino con sus amigos, los hermanos Pinzones, que eran unos marineros que se fueron a Calcuta en busca de algunas... frutas... como no encontraron, se quedaron vagando por ahí, se hicieron amigos de los hermanos Coriotto, y jugaron un picadito para pasar el tiempo. Al toque los contrataron del Niupi.
¿Y Colón? Colón, sin tesoros, sin tierras, sin tripulación y con un barco vacío, volvió a su tierra natal, y se le declaró a la hija de la reina, que estaba usando de nuevo el vestidito ese que hacía temblar el Ecuador.

3 comentarios:

Vir dijo...

Funny story, sólo que Colón en su puta vida pisó América del Sur, ni llegó a lo que hoy sería el Riachuelo, niño listo...
Colón llegó a las islas del Caribe, y allí se quedó...

Y sí, no me fui a dormir aún...estoy en eso, pero no me putees porque firmo y no estoy conectada! Es que ya me iba! Lo juro! (Bah, por ahi vos ni volviste..)

Cosme Fulanito dijo...

También estoy seguro que jamás llegó a ver una Filcar, eh... creí que se entendía que la historia era ficticia...

Maria fe dijo...

que?! era ficticia??!! lo del vestidito y eso??, la mierda q me dira la vieja cuando lea mi examen de historia!