miércoles, mayo 07, 2008

De cómo vivir tensiones al pedo.

¿Qué tal? Aquí Cosme, actualizando como siempre este blog con lo último de la vanguardia. Lo que está in y lo que está out. La verdad de la milanga. El pan rallado y los huevos. La posta, la... bueno, ustedes entienden, no?
Hoy les voy a hablar de la facultad... ¿Alguna vez hablé de eso? Creo que sí, lo debo haber mencionado alguna que otra vez, y si hubiera implementado el sistema de etiquetas que Blogger ofrece ahora (pero que no ofrecía cuando empecé con el blog), usted podría ver muy fácilmente cuándo es que hablé de la facultad, tan solo ponchando en su nombre. Por cierto, no sé por qué, pero me parece mucho más divertido decir "ponchando" que "clickeando".
En fin, esta vez voy a hablar de la facultad pero no de la mía en particular, sino generalizando un poco. De hecho, lo que quería comentar bien podría aplicarse a un ámbito externo a la educación.
Dibujemos una situación:
Son las 21:53, estamos en la facultad desde las 17:04, llegamos un cachitín tarde porque La Pampa estaba cortada y hubo que agarrar por Mendoza. Nuestro profesor está explicando desde las 17:12 porque él tuvo que esperar que le armen el proyector con la notebook (en mi facultad las clases son así, con lo último de lo último). Para compensar un poco su demora en el inicio, el profesor decidió hablar ininterrumpidamente desde las 17:12:20 hasta el momento actual, cuando faltan exactamente 7 minutos para que la clase termine oficialmente. Pero como esto no es un partido de basket, sabemos que existe tiempo suplementario y nada nos asegura que el bendito profesor termine exactamente a las 22 horas.
Sin embargo... son las 21:54 y el profesor dijo "Bueno..." e hizo una pausa.
Momento de tensión.
Nos miramos entre todos. Sudamos. Agarramos la birome y le ponemos la tapita. Algunos arriesgados cierran el cuaderno.
El profesor dijo "Bueno...". Cualquiera que alguna vez haya ido a una clase de cualquier cosa, sabe qué significa ese "Bueno...".
El profesor mira las diapositivas en el pizarrón. Se queda un momento pensando. Mira el reloj...
Nosotros temblamos de la emoción. El ruido de varios cierres de mochila se escucha como una música. Desde el pasillo se ven asomar algunos pies, dispuestos a pararse.
Entonces... sucede.
El profesor dice "Siguiendo con lo que estábamos" y la clase retoma su curso.
Decenas de biromes vuelven a ser destapadas. Varios cuadernos se vuelven a abrir. Los pies se reacomodan en el piso. La desilusión casi que puede oírse.
¿Le suena familiar la situación?
Nunca entendí por qué los profesores tienen ese asqueroso morbo de ilusionarnos con que la clase va a terminar -porque no me jodan, ellos saben que al pronunciar esa palabra, están creando expectativa- cuando en realidad no solo no terminaron, sino que todavía tienen para un ratito más.
Peor es la gente que, en lugar de "Siguiendo" dice "Ah, una cosa más antes de irse". Ellos directamente disfrutan con el sufrimiento ajeno. Ya tiraron la bomba. Ya anunciaron que la clase llegó a su fin. Pero antes de librarnos, anuncian una cosa más, y esta cosa más puede durar, fácil, otros 20 minutos.
La gente es cruel, de eso no cabe duda... pero la gente con poder... esa gente es más cruel...

11 comentarios:

eMe dijo...

Sublime! Excelente relato...
Poe te envidia!
Tengo taquicardia, las manos me tiemblan, pude comprender lo que dijiste...
Mi respiración se agitaba a cada renglón... merecen morir todos aquellos profesores crueles que juegan como Jigsaw con nuestras mentes...

Jajajajajajaja.

Gracias por actualizar con esta calidad, vale la pena esperar y revisar tu blog todos los días... hasta que un día como hoy, ESTO.

Ta' Luego Subte.

Stich. ;)

Mechicabota dijo...

¿Cómo atreverse a actualizar y no avisar?

Bueno, yo descubrí que si ya es casi la hora y el profesor dice "Bueno", tengo que hacer mucho ruido con la mochila. Abro y cierro los cierres, la muevo, corro algo la silla, reviso lo que haya adentro de la mochila... etc. Mis compañeros toman ese ruido como "VAMONOSSSSS!!!" y todos empiezan a guardar rapidísimo, y hasta algunos se levantan. Al profesor no le queda otra que dar por terminada la clase, porque mis compañeros empiezan a irse antes de que termine de hablar.

Mariano Andrés dijo...

Ojo, es importante saber que todos esos profesores fueron alguna vez alumnos. Y como alumnos, seguramente habrán sufrido de estas situaciones de espera agotadora y de odio hacia las autoridades de la facultad.

Un día podrías ser uno de ellos, cuidado...

Anónimo dijo...

POR EL AMOR DE JEBUS QUE BUENO

Ana dijo...

Y dónde tendría que "ponchar" exactamente? No hay tags ponchables :P

A mí no me pasa eso... Tengo una clase que termina tarde y mi curso es el último en irse porque nos pasamos de la hora, siempre, aunque empecemos más temprano. Ni siquiera amaga la profesora, así que tampoco tenés oportunidar de tapar la lapicera. Eso sí, en cuanto nuestra clase está "dismissed" (xD), salimos todos corriendo... a ver si nos quedamos adentro, jajaja

PaJarittos dijo...

O.o
mis profesores en la secu son forros sin disimulo y listo =)
cosas como "nos quedamos en el recreo un cachito más" me pasan seguido :(

Anónimo dijo...

No sé de qué te quejás, si un 70% de las clases, en definitiva, salís como 1 hora y media antes...
Ojalá en mi facultad pasara eso, yo cuento con los dedos de una mano únicamente las veces en que los profesores míos terminaron antes una clase...y con antes me refiero a, como muy glorioso, 20 minutos antes.

¿Y por qué no avisás que actualizás?
¿Y por qué no me das crédito de tu idea para este blog? Porque que yo recuerde, se te ocurrió esto porque yo te hice un comentario de una situación parecida a la que contás y vos te acordaste de lo que te había pasado a vos, y luego dijiste "Qué buena idea para el blog"

Anónimo dijo...

*corrijo...cuando dice "blog" debe decir "post"

Campeón de Boca dijo...

Euu... quitaste mi blog de tus links. :(
Podrías dejarlo como el "blog de mi ex jefecito"... cuanta ingratitud, psttt!! :)

Campeón de Boca dijo...

Volvió mi link... ya volvemos a ser amigos... :)
No creo volver a MP, pensá en Hernán: ya con Racing tiene demasiado.
Abrazo, y a ver cuando nos juntamos un dia..

nany dijo...

Mechicabota tiene razón, esa táctica es la mejor. Obligarlos a callarse!