miércoles, noviembre 24, 2004

De cómo añorar los tiempos de fiesta en el pelotero.

Ya falta poco para mi cumpleaños, querido lector, y llega el momento de practicar mis expresiones. Todos los años, miembros dispares de mi familia me hacen regalos inocuos y que expresan distintas emociones. De la cara del benefactor, y de la calidad de su regalo, se desprende el esfuerzo que puso en conseguirlo.
Ojo, querido lector, no me entienda mal, yo no estoy buscando que me regalen cosas. Soy un hombre simple. En la mayoría de los casos, a mí me basta con que se acuerden de la fecha para sentirme homenajeado, no necesito la cosa material. Ahora, si usted me dice "Te voy a regalar algo", quién soy yo para ofenderlo diciéndole que no?
Entonces es momento de la reunión familiar, y de recibir a sus miembros y los obsequios que trajeron. Hora del show:
* Mi padrino me regala, por enésima vez, una chomba violeta, sabiendo que yo no uso chombas, y que violeta es horrible. Cuento hasta 10, recuerdo lo que me dijo mi maestro una vez: "Si alguna vez te regalan una chomba violeta, poné cara de agradecido", y dibujo una sonrisa en la cara que dice "Te agradezco el regalo. ¿Me podrías decir dónde lo compraste? No, no es para cambiarlo, es para felicitar al dueño por tan excelente mercadería". Sí, todo eso con una sonrisa. Y mi padrino queda contento, respira, se siente realizado, y va a disfrutar de la picadita.
* Mi tío me tira 100 mangos. Ahí no tengo que aparentar alegría. Lo miro con cara de "¿Cómo supiste?" mientras finjo que me interesa lo que dice la tarjeta, y guardo el billete en el bolsillo. Después le agradezco y me dirijo a mi pieza gritando "Cachín!". Mi tío respira aliviado... por fin se deshizo de ese billete trucho.
* Mi primo no tiene ninguna idea de qué regalarme. Un par de semanas antes me pregunta qué quiero. "Y yo qué sé... usá tu imaginación". ¿Me quieren decir qué corno hago ahora con este palo de lluvia? Si yo quiero lluvia artificial agarro una manguera y un colador, no un palo con arroz adentro!
* Mi tía me regala una remera. Al fin una que le pegó! Pone su cara de "Nene, la verdad no sé qué poronga querés, pero una remera es barata, queda bien, se puede cambiar y se consigue fácil". Ella contenta por haberse quitado un peso de encima, yo contento porque tengo remera nueva. Todos felices, aprendan los demás.
* Mi mamá pone cara de "No, pibe, yo te regalé la vida, más no me pidas". ¿Qué le voy a pedir a la vieja? Ta bien, estás perdonada.
* Mis hermanos me dan una tarjeta que hicieron con el PowerPoint a último momento. Lo noto porque dice "¡Feliz cumpleaños [Inserte nombre del destinatario aquí]!", y abajo hay un dibujo de un clipcito diciendo "Parece que está escribiendo una carta, necesita ayuda?". Pongo cara de "Uh, realmente se esforzaron, me han sorprendido, muchachos!". Ellos ponen cara de "¿Para cuándo la torta?".
* Finalmente, mi abuela, me tira otro billetito más, oculto en una tarjeta, y se siente feliz. Y yo me siento feliz... ¿Qué le voy a recriminar a la bobe, que me da de lo que no tiene?
Hora de la torta, soplar las velitas y ese momento horrible de espera mientras me cantan el feliz cumpleaños, donde yo lo único que puedo hacer es poner mi mejor cara de "Es el día más feliz de mi vida" cuando el sentimiento que realmente me recorre es "¿Esta canción tiene que ser tan larga?". Cuando por fin se termina la canción, soplo las velas, saludo a todo el mundo, y cada uno a su casa, no sin antes anunciar lo que digo cada año, y diré cada año por el resto de mis días: "El año que viene hacemos asado en el club, eh!". Algún día lo haremos... algún día...

Hoy se cumplen 13 años de la muerte de Freddie Mercury. Todo el mundo a bajar y escuchar "The Show Must Go On"


"No es malo que en la condición humana exista la mentira. Miente el púber si quiere ponerla"

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin animos de ofender...pero lo mejor del post fue el recordatorio a freddie jajaja!!!...nunca les regalaron un pantalon que les queda 10 talles mas grandes y vos lo miras y pensas: "que linda la imagen que tenes de mi!...se nota que me conoces"...karu's

Marita dijo...

Una vuelta mi madrina me regalo un pantalon rayado horrible, y me dice: ¿Te gusta?. Yo, con la sinceridad que me caracteriza le digo... "La verdad? No"
Cuando nos fuimos de la casa mi vieja me cago a pedos, pero sirvio, porque desde ese momento mi madrina para mi cumple me lleva de compras con ella. Asi elijo lo que me gusta.

Y la verdad, yo no culparia a tu familia, sos bastante dificilito cuando de regalos se trata...

Cosme Fulanito dijo...

¿Por qué no venis y me llevas de compras, entonces?

Marita dijo...

No, ya te elegi regalo... no sabes lo que me costo, pero al final me decidi por uno que se que te va a encantar... no me preguntes que es, es super secreto, no te lo imaginas...

Cosme Fulanito dijo...

¡Espero que no sea un DVD! Eso sí que me decepcionaría...

Marita dijo...

No? Ahora tengo que cambiarlo!!!
Yo crei que querias "Los Parchis: Greatest Hits"... que mal che...

Cosme Fulanito dijo...

No, querida, eso ya lo tengo en LaserDisc... cambialo por algo más adulto, como un juego de Ludo Matic...

Ana dijo...

Yo odio los cumpleaños porque te llama gente que no veías desde que tenías 8 meses y por supuesto ni te acordás de ellos, pero te haban como si te hubieran visto ayer.
El tema de los regalos es bien complicado. A veces te regalan una lámpara horrible y vos con cara de feliz cumpleaños (inventada para estos casos) le decís: "¡Qué lindo! Y es naranja, violeta, rosa y verde, los colores que me gustan!" Aunque uno ya llega a apreciar más los regalitos que hacen algunas personas. Por ejemplo, algún osito o muñequito hecho en cartulina o algún gráfico hecho en la computadora. Te das cuenta de que la persona gastó tiempo para hacerte un regalito. Y otros, por falta de habilidades "bricolagísticas", te compran algo que, aunque ya tengas, te gusta.

Anónimo dijo...

Muy buen post, me cagué de la risa ;)

Yo creo que la situación del cumpleaños es una generadora de incomodidades múltiples

Eso sí, en la parte de la vieja casi se me pianta un lagrimón.

Cosme Fulanito dijo...

¡Gracias!
Y vos sos...?