lunes, noviembre 29, 2004

De cómo no saber qué hacer con el tiempo libre.

Es domingo a la tarde, el calor agobia nuestro cuerpo. Tomamos ese fresco vaso de agua, relleno con 3 cubos de hielo, que no hacen más que elevar el nivel de agua en el vaso. Después de todo, el hielo es agua, y agua nada más. Prendemos la televisión y pasamos revista por los 99 canales que estamos pagando, cada vez tomando más velocidad y descubriendo que nada nos llama la atención. Cuando llegamos al punto que decimos "Hey, esta carrera de guanacos ya la ví!" es que nos damos cuenta que, irremediablemente, la televisión no nos sirve de nada en este momento. Con el esfuerzo que esto implica, nos levantamos de la silla, sillón, cama o mueble de su preferencia, y miramos alrededor, a aquello que nos rodea y penetra, para intentar encontrar algo para hacer... pero nada suena tentador. Pensamos. ¿Qué placer tiene el ser humano, para una tarde aburrida, estando solo en casa? Si usted, querido lector, pensó lo que creo que pensó, entonces lamento decepcionarlo, no es el objetivo de este post.
Vemos el diario tirado allí, en la mesa. Recordamos que lo levantamos hace unas horas y ni lo miramos. Casi sin darnos cuenta, tomamos el Espectáculos y vemos qué hay de interesante... nada. Pero esto nos da una genial idea. ¿Y si vamos al videoclub y alquilamos algo? Y ahí tenemos el plan del día.
Si usted, querido lector, es como yo, entonces realmente escogió una aventura apasionante. Más aún si su lugar de destino es Blockbuster, conocido por su abundancia en material fílmico.
Entramos, pues, al paraíso de la cinematografía, y la aventura comienza. Primera parada, Comedia. ¿Nos sentimos con ganas de reirnos? Pasamos el ojo por los títulos clásicos. ¿Realmente alguien sigue alquilando "Mi pobre angelito"? El que pague por ese título ha sido, oficialmente, estafado. Seguimos mirando... "El regreso del super agente 86", algunos clásicos nunca mueren.
Cambiemos de sección, vamos a la parte de Terror. "Candyman conoce a Jason, y se va de joda con Chucky". ¿No la ví esta, ya? Ah, sí, Jason dice el nombre de Candyman tres veces, se fuma un porro, y ve muñequitos asesinos. Es buena...
Nos movemos dos pasos a la derecha, e ingresamos a la sección "Ciencia Ficción". Allí encontramos "De cómo hacer una película, la historia de Cosme Fulanito". No hay nada más ficticio que eso, se los aseguro...
Finalmente, luego de una hora, agotados y habiendo consultado cada título del catálogo, nos retiramos con una copia de "El Padrino"... más vale clásico conocido, que película pedorra de Will Ferrell por conocer.

"Me pudrí de las frases de Peperino Pómoro... ahora voy a poner lo que se me antoja, carajo!"

3 comentarios:

SOL dijo...

qué tenés contra Mi Pobre Angelito??

Cosme Fulanito dijo...

No tengo nada contra ella, de hecho, la veo una y otra vez cuando la pasan... solo digo que es una estafa pagar por una película que, tarde o temprano (y generalmente, más bien temprano) la pasan por TV...

Ana dijo...

Hey! Yo alquilé mil veces las dos primeras de Mi Pobre Angelito. Ya no las alquilo porque me da fiaca ir hasta Blockbuster, que está a varias cuadras de acá. Pero las sigo viendo por la tele.