miércoles, noviembre 10, 2004

De cómo ser interrumpido con elegancia.

Bueno. Ya bajamos las cortinas, cerramos la puerta y nos hicimos un sanguchito de jamón y queso. Es hora de poner Play y ver la película. ¿No nos olvidamos de algo? ¡¡El teléfono!! Corremos como locos a tratar de desconectar ese cablecito de la pared, cuando de repente... RIIIIIIIIIIINGGGGGGGGGGGGG!!!!!!!
"¿Hola?"... nuestra mejor expresión de "La reputísima madre que lo parió, no podías haber llamado en otro momento?" es débilmente oculta por un simple saludo. "Hola, mi nombre es Vanina, soy de Emergencias S.A.".
Buscamos nuestra listita de "Gente que tengo que matar a corto plazo" y anotamos Vanina, justo abajo de El cantante de La Mosca.
- Hola Vanina, mirá, justo estaba a punto de....
- ¿Usted conoce los beneficios que Emergencias S.A. tiene para usted y su familia?
- No, en realidad yo ahora iba a...
- Con Emergencias S.A. usted no tiene que preocuparse por el bienestar de sus seres queridos.
- No, ya sé, pero yo ahora justo...
- Imagínese esto: Son las doce de la noche, usted está en su casa viendo el partido, y su mujer, que había ido a comprar cigarrillos, no llega. Se preocupa, piensa lo peor. De repente, recibe un llamado. El doctor Fernandez le avisa que encontraron a su mujer tirada en la calle, con dos balazos en la espalda. Si usted tuviera Emergencias S.A., ahora estaría cobrando un fangote de guita por el seguro.

¿No es encantador? Nos retratan nuestra peor pesadilla de manera tan descriptiva y comercial, que uno no puede evitar sentarse y comer pochoclo mientras escucha el relato. Con todo el amor del mundo, tratamos de decirle que "NO ME INTERESA COMPRAR NADA, Y LA RECONCHA DE TU MADRE!", pero Vanina sólo atina a decir "¿Pero usted cómo sabe que no va a necesitar esto algún día? Mejor prevenir que lamentar".
Es entonces cuando nos damos cuenta de la posta... el telemarketing es una de las trampas predilectas del maligno para poseernos*. A las pruebas me remito: Ira: ¡¡Te dije que no me interesa comprar nada!!; Soberbia: ¿Un seguro de vida yo? Si soy más fuerte que el hierro; Lujuria: Tenés linda voz, Vanina... decime, cuántos años tenés?; Gula: ¿Y no querés ir a comer a algún lado, Vani?; Pereza: No, tenés razón, da fiaca salir, mejor venite a casa.; Codicia: ¿Y si digo que te compro un seguro y vamos 50 y 50 con la comisión?; Envidia: ¿Que te quedás con el gerente? ¿Pero qué tiene el gerente de esa empresucha que yo no?.

Sin embargo, y para resarcirme con la gente que trabaja de esto (y en especial alguien que conozco que ahora debe estar puteándome), debo decir que tan malos no son... de vez en cuando toca alguien simpático/a que nos saca de un posible aburrimiento...
Por mi parte, en cuanto levanto el tubo y escucho musiquita, corto... el demonio nunca será mi dueño...

* Sacado de "El sendero de Warren Sanchez", para que no me acusen de plagio.

"Los pobres buscan su destino. Acá está; ¿No lo ven?"

7 comentarios:

Ana dijo...

Odio cuando el teléfono suena justo cuando estás a punto de hacer algo. Te estás por ir, acercás la mano a la puerta y suena el teléfono. Encima es alguien que te tiene una hora y media y no te deja ir.

No te dan ganas de hacer la gran Seinfeld?

Cosme Fulanito dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Cosme Fulanito dijo...

¡Sabía que me olvidaba de agregar algo!
La gran Seinfeld: Método infalible para salir con honor de una de esas llamadas. Inventando por Jerry Seinfeld quien, frente a una situación de estas, actuó de la siguiente manera:
- ¿Hola?
- Sí, lo llamamos de Emergencias S.A.
- No, mire, en este momento no puedo atenderlo, por qué no me deja el número de su hogar y yo lo llamo luego?
- Lo siento, no puedo hacer eso.
- Entonces no le gusta que lo llamen a su casa.
- No.
- Ahora sabe cómo me siento.Y colgó el teléfono.

Anónimo dijo...

Soy yo Karina de nuevo jeje...q' no se les haga costumbre que no voy a escribir siempre...es solo que aparentemente me di cuenta de que tengo muchas boludeces para decir y ya que esta esta pag...bue, no quiero insultar jajaja...pero eso de que hay llamados malos en momentos inoportunos es cierto...por ejemplo: (escenita)...ya se hace tarde para salir...pero me tengo que duchar, abro el agua, esta calentita, me meto me estoy mojando el pelo y...RIIIING!!! (Admitilo: asi sea tu abuelita mas querida la puteaste hasta el hartazgo y probablemente ni salgas a atender...¿para que se invento el contestador sino)
Pero el peor llamado de todos es el de ese amigo REALMENTE mala onda que cuando ya estas bañada/o, perfumada/o y listo para ir a bailar e llama y te dice ¿porque no compramos unas pizzas y vienen a mi casa mejor? (ese si q' es una guacho!!!)...
Nota: Pablo!!!ya pidiendome foto y telefono...por favor!!!¿tenes para anotar?jaja

Cosme Fulanito dijo...

¿Cómo que no vas a escribir siempre? Por favor, yo insisto... yo, y mis amados fans, estamos agraciados con tu presencia...
Y ese amigo mala onda... ¿Él paga las pizzas? Porque si es así, qué te molesta?

Y no te confundas, querida... la foto y el teléfono es meramente por motivos estadísticos, nada más... así que los espero...

Anónimo dijo...

A mi no me pidió ni foto ni teléfono... me pidió plata nomás. Igual te recomiendo que no le pases tu número, porque es de los que llaman en los momentos inoportunos. Y encima no es de pagar las pizzas.

Ahora cuento una anecdota que no me pertenece, y sí le pertenece a una prima de mi viejo. Una mina que era muy divertida y se tomaba todo con gracia. Cuenta la leyenda, que un día la llaman a la casa y la conversación se desarrolla de la siguiente manera (yo tambien robo con los diálogos...)

TELEFONISTA: Buenas tardes, la llamamos de "Angeles Entre Las Nubes", para saber si quiere reservar alguna parcela para usted o algún familiar.
GRACIELA: Me temo que eso será imposible señorita.
TELEFONISTA: Ya se que es algo de lo que uno prefiere no hablar, pero es mejor hacerlo con tiempo que a último momento, donde uno no tiene ganas de preocuparse por esto.
GRACIELA: Es que yo no me preocupo...
TELEFONISTA: Además tenemos unos precios que se pueden pagar en cómodas...
GRACIELA: Lo que pasa señorita es que ni yo ni nadie vamos a necesitar de sus servicios... porque en nuestra familia tenemos la tradición de embalsamar a los muertos y mantenerlos en nuestras casas.
TELEFONISTA:
GRACIELA: Hasta luego.


No era la gran cosa la historia, pero como diría en Infinito: JURO QUE ES VERDAT!


Marcel

SOL dijo...

hay algo q todos estan olvidando aca.. no es tan dificil! no atiendan!!!!! saludos de alguien que NUNCA ATIENDE sea cual fuere la circunstancia.